Plaza de La Victoria

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en print
foto municipalidad valpo av argentina

Ubicación

La Plaza de La Victoria está situada en el Almendral y plan de la ciudad, entre las calles Edwards, Molina, Salvador Donoso y Condell. Sector muy importante desde su origen, en este espacio público se han desarrollado actividades sociales, culturales, cívicas y religiosas de los habitantes de la ciudad puerto de Valparaíso.

 

Antecedentes Históricos

Durante el siglo XVIII, este lugar era continuación de la playa, sirviendo de paradero de las carretas que iban en dirección a Quillota, Santiago, San Felipe, Casablanca, Melipilla, entre otros lugares, siendo denominada Plaza Nueva entre los años del 1819 y 1822. Para el 17 de junio de 1822, los miembros del Cabildo acordaron la construcción de una Plaza que llevaría el nombre de Plaza O’Higgins. Sin embargo, este nombre nunca fue usado, y más tarde la plaza se llamaría Plaza Orrego, debido a que la casa del sacerdote Vicente Orrego se ubicaba en uno de los costados de la plaza, entre los años del 1823 a 1841. Posteriormente, pasa a llamarse Plaza de la Victoria desde 1841 aproximadamente hasta hoy en día. 

 

La Plaza a principios del Siglo XIX fue una plaza de corridas de toros, actividad muy popular por esos tiempos, que fue abolida en septiembre de 1823, por Ley del Congreso Nacional. Para 1837, la Plaza Orrego, como se le reconocía por esa época, fue el escenario para la ejecución del Coronel José Antonio Vidaurre, y el capitán Santiago Florín y otros participantes en el asesinato del Ministro don Diego Portales Palazuelos. En 1852, nuevamente la Plaza sirve para otro fusilamiento, el del teniente de Artillería Miguel José Cambiasso y cinco de sus cómplices en el sangriento motín de Punta Arenas.

 

Entre los años de 1838 y 1839, surgió la idea de construir junto a la plaza una iglesia con el nombre de San Agustín a propuesta del padre Fray José Lara, quien solicitó al municipio que obligara a doña Tomasa Bazán a vender a los monjes de la orden sus terrenos frente a la plaza, lo que fue acogido por el Cabildo. Entre 1840 y 1841, la Plaza y el sector del Almendral van cambiando su aspecto rural a un aspecto más urbano, por parte de la autoridad competente de la época que propone la ubicación de servicios públicos y de diversión a la ciudadanía tales como:

 

  • Cárcel previsional
  • Cuartel de Policía
  • Una recova (Mercado de Abastos)
  • Un nuevo edificio Municipal
  • Un teatro, con este siendo el inmueble que consolidó el sector en un centro social.

Para 1841 se cambia definitivamente el nombre de Plaza Orrego por plaza Victoria. Para muchos historiadores, el nuevo nombre de Plaza de la Victoria obedece al triunfo en la Batalla de Yungay en 1839 en el marco de la guerra contra la Confederación Perú Boliviana. La historiadora María Luz Méndez nos aclara que tal aseveración no tiene fundamento, debido a que existe una acta municipal de la época que dice: “Que debiéndose construir por cuenta de la Municipalidad en la Plazuela de Orrego una plaza de abastos, era de parecer que se le dieses el nombre de Plaza de la Victoria, por ser este edificio el principal de la población y porque no era conveniente que conservase dicha plaza el nombre de un particular, lo que fue aprobado”. Para 1856, las autoridades emprenden unos de los proyectos de remodelación más ambiciosos para la Plaza de la Victoria, adaptando los patrones europeos referentes en ese entonces, concibiendo a la Plaza Victoria un espacio destinado al descanso y a la recreación, manteniendo su uso para ceremonias tanto civiles como religiosas. 

 Para 1857 se procede a la arborización de la Plaza Victoria, e incluye además una pileta en el centro. Las mejoras en la Plaza de la Victoria continúan por varios años más, pero en 1877, hacen aparición las cuatro esculturas alegóricas a las “cuatro estaciones” constituyendo un grupo escultórico de fierro fundido diseñadas por el escultor francés Mathurim Moreau. Por otra parte, la fuente o pileta de la Plaza de la Victoria es de fierro fundido de la fundición Vad Osne de París, al igual que las esculturas. La instalación de estas obras de arte se debe a la iniciativa del Intendente Don Francisco Echaurren.

 

 

Ir al contenido