Propuesta municipal de gestión de ascensores

Autoridades municipales proponen que gestión de ascensores quede a cargo de una empresa pública de transportes

  • Esto luego de que Contraloría evidenciara más de $620 millones por obras a medio concluir o no ejecutadas y pagadas por el Ministerio de Obras Públicas. La comunidad porteña es la más afectada al no contar con este importante medio de transporte.  

 

Las vecinas y vecinos de Valparaíso no pueden seguir esperando por sus ascensores. Son años y años de subir y bajar escaleras a pie, y gastar dinero en locomoción cuyas tarifas no siempre están al alcance de los bolsillos de las y los porteños. Y es que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) se comprometió a refaccionar y restaurar estos medios de transportes imprescindibles tradicionales, y, en muchos casos, imprescindibles para la comunidad.

 

A la incesante espera, hoy se suma un hecho gravísimo. La Contraloría General de la República informó que buscará recuperar más de $620 millones en beneficio de las arcas fiscales. Esto, luego de que descubriera numerosos pagos irregulares por parte del Ministerio de Obras Públicas en la refacción de los ascensores Villaseca y Monjas, cuyas obras fueron abandonadas o nunca se ejecutaron.

 

Al respeto, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, apuntó que “el informe de la Contraloría es categórico, en los ascensores Monja y Villaseca, este Gobierno gastó millones de pesos en trabajos no efectuados por parte de las empresas a cargo de la restauración de estos ascensores. ¿Quién paga las consecuencias de estas malas políticas? Los ciudadanos de Valparaíso que no han podido contar por años con sus ascensores”.

 

 

Propuesta Municipal

“Exigimos que, no sólo se persigan las responsabilidades, sino que en concreto se apure el tranco para la apertura pronta de todos los ascensores de Valparaíso. Nuestra propuesta es muy clara, los ascensores tienen que quedar en la ciudad, y para eso vamos a empujar la creación de una empresa pública de transporte que se haga cargo de la gestión de los ascensores de Valparaíso como un sólo sistema” añadió el jefe comunal.

 

En esa misma línea, la concejala Gilda Llorente opinó que “la situación es que nosotros, los habitantes de esta ciudad, somos los dueños de los ascensores. Es un patrimonio nuestro. Nos han acompañado por más de cien años. Y la verdad es que, tal como lo mencionó en algún minuto el alcalde, esto es un escándalo”.

 

 

“La Contraloría en esto a mí me gustó mucho su informe, porque es rigurosa en decir que se va a recuperar esa plata y que se van a tomar medidas con las personas que fueron responsables de esto. No podemos seguir viviendo así, con complicaciones económicas por un mal manejo de un trabajo tan importante para la ciudad que es Patrimonio de la Humanidad”, agregó la edil.

 

 

Por su parte, el concejal Vladimir Valenzuela señaló que “con los hechos denunciados, y ante la ineficiente gestión del MOP y por ende del Gobierno de Sebastián Piñera, en la mantención de nuestros ascensores, se hace urgente avanzar hacia una administración comunal de los ascensores. Y digo ‘nuestros’, porque estos son Patrimonio Tangible de Valparaíso, son parte de nuestra identidad e historia porteña. Por lo mismo, su gestión, operatividad y mantenimiento, deben enfocarse hacia un transporte, que sea público, municipalizado e interconectado. Un orgullo para Valparaíso”.

 

 

Finalmente, la concejala Carla Sánchez, afirmó que los ascensores son parte de la cultura y del patrimonio de Valparaíso. “Durante décadas los porteños y porteñas nos hemos movilizado en ellos, ya sea para bajar del cerro el plan o subir del plan al cerro. También es utilizado por los turistas, que movidos por su belleza y su atractivo llegan a la región para fotografiarse o movilizarse. Por ello, no podemos quedarnos solamente en la foto, no podemos quedarnos solamente en el retablo del ascensor, tenemos que hacerlos funcionar”.

 

 

“Si bien es cierto, el Gobierno ha trabajado en la implementación y la mantención de alguno de ellos, dichos arreglos no han sido eficaces. Dichas fiscalizaciones no han sido suficientes, un ejemplo claro es el caso del ascensor Concepción, donde se advirtió su falla y se utilizó hasta su desplome. Hoy en día emerge un programa de recuperación de estos inmuebles históricos, pero no requerimos que solo el municipio se haga cargo, necesitamos que el Gobierno, Ministerio de Obras Públicas una vez más no hagan oídos sordos a nuestros requerimientos. Necesitamos que estos bellos ascensores, estos atractivos turísticos, sigan funcionando como corresponde. Además, se debe hacer una triada -porque son transporte eléctricos- con el metro tren y los troles”, concluyó la edil.